Fabiolas | Requisitos que debe cumplir nuestro calzado diario
Espadrilles handcrafted in spain
espadrilles handcrafted in spain
2531
single,single-post,postid-2531,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Requisitos que debe cumplir nuestro calzado diario

Requisitos que debe cumplir nuestro calzado diario

Comprar zapatos no es una tarea tan sencilla y menos cuando hoy en día tenemos tantas opciones. Muchas veces nos enamoramos de unos zapatos que vimos en alguna tienda y lo compramos a ciegas y cuando llegamos a casa ya no nos parecen tan cómodos, y terminamos por no usarlos. Esto sucede porque, aunque se vean bonitos en tus pies no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de elegir unos zapatos. Además de considerar la estética del mismo, es básico tener en cuenta su calidad y funcionalidad, prestando atención a ciertas características que nos ayuden a proteger la salud de nuestros pies.

images

Desde Fabiolas os proponemos algunas pautas en cuanto a las características que debería cumplir un calzado para garantizar la salud de nuestros pies:

  • Deben ser de la talla correcta y los materiales adecuados

Una de las cuestiones más importantes en la elección del calzado, además de las cualidades del propio zapato, es cómo éste se adapta a nuestro pie, es decir, cómo nos queda. Para ello, lo principal es saber elegir la talla correcta, de tal modo que, la forma y las dimensiones se ajusten correctamente. A la hora de comprar unos zapatos es recomendable tener presente hacerlo al final del día, pues nos permitirá hacernos una idea de cómo nos quedará el calzado en el momento en el que nuestros pies estén más hinchados y agotados, así como probarlos en ambos pies. En este sentido, debemos comprobar también características concretas del zapato, empezando por su interior, deberemos buscar que esté fabricado con materiales naturales, y que no tenga costuras que puedan molestar o causar roces. Lo ideal es encontrar unos zapatos con el tamaño perfecto, ni demasiado justo para evitar roces o dedos engarrados, ni demasiado holgado, pues podrán aportar un grado de inestabilidad en la marcha. Un buen calzado debe asegurar tanto el confort térmico, relacionado con el frío y el calor, el sudor, etc. Protegiéndonos del impacto exterior, como el confort mecánico, que nos asegure la sensación de comodidad con el zapato.

  • La estructura y el diseño también importan

La forma en la que el calzado interviene, influye, y se adapta a la hora de andar, dependerá de las características y propiedades de todos sus elementos a nivel de diseño. Debemos considerar que, cuando andamos, nuestro pie está cumpliendo unas determinadas funciones que es imprescindible que los zapatos respeten y apoyen. De esta forma, además de adaptarse a la forma del pie, debe adaptarse a los movimientos fisiológicos del mismo, sin entorpecerlos, y favoreciendo una marcha estable, sin esfuerzos. El zapato debe tener ciertas características, como ser lo más ligero posible, o contar con una buena flexibilidad, para lo que se recomienda valorar la elasticidad de la puntera. También es importante un correcto apoyo en el talón y la zona metatarsal. Para estabilizar el pie es beneficioso que el zapato presente contrafuertes.

  • Características de la suela y la plantilla

Es esencial prestar atención al agarre que tendrá la suela con el suelo, atendiendo a su dibujo, principalmente para evitar resbalones. Los zapatos deben proporcionar suficiente agarre como para permitir avanzar de forma eficaz tanto en suelo seco como en mojado, y en superficies urbanas, generalmente lisas y que, a veces, presentan características que disminuyen la sujeción. Por ello, se recomienda que la suela sea antideslizante.

En lo que a la plantilla del zapato respecta, debemos tener en cuenta que será la encargada de proporcionarnos gran parte del confort, tanto térmico como mecánico, determinando las presiones que aparecerán en la planta del pie. En este aspecto, es importante tener en cuenta tanto la geometría como el material con el que está fabricada, siendo preferible que sean blandos, especialmente en la parte delantera.

  • El acabado del calzado

En último lugar, es recomendable prestar atención al acabado del calzado, pues es muy importante que, las costuras estén bien rematadas, cuente con refuerzos en la puntera, y tenga un método adecuado de agarre.

 

igfb

 

 

 



preloader